Somos seres de naturaleza y energía creativa

June 5, 2020

 

 

Somos Creación

 

Los seres humanos, somos mucho más que humanos. Cada uno de nosotros es un ser humano que forma parte de la especie humana. De la especie humana que habita en el Planeta Tierra. Del planeta Tierra que orbita junto a otros 7 planetas alrededor del Sol de un sistema solar. De un sistema solar que está en uno de los brazos espirales de nuestra galaxia Vía Láctea. De la Vía Láctea que nació de un sólo activo creativo, de la creación, hace muchísimos miles de millones de años atrás: el Big Bang. Si esto no hubiera pasado, yo no podría estar aquí, creando y escribiendo este artículo para compartir.

 

 

En el libro “Hijos de las Estrellas”, María Teresa Ruiz dice: “El hidrógeno de las moléculas de agua en nuestro cuerpo se formó en el Big Bang, tiene trece mil setecientos millones de años de edad. Aunque parezca increíble, nosotros somos parte íntima de esta historia desde sus comienzos”. Esto nos confirma que somos una porción, un fractal, un brote del universo y la creación. Por lo tanto, cada uno de nosotros, tiene la misma capacidad creativa que la creación. Porque somos hijos de la creación. Nacimos de ese acto creativo de expansión. Está en nuestra biología y en nuestra esencia crear.

 

 

Somos energía

 

Una de las primeras cosas que tenemos que tener en cuenta para conectar con esa capacidad creativa que todos los seres humanos tenemos, es ser conscientes de que somos energía. Porque al ser conscientes de eso, nos conectamos con el verdadero flujo vital, con esa vitalidad que trasciende el límite corporal, emocional y racional. Esa vitalidad que surge de la energía de nuestros átomos que están conectados con la energía del universo. Tal como dice Bruce Lipton en su libro “Efecto Luna de Miel”: Los átomos están compuestos por vórtices de energía. Eso significa que las moléculas, que están compuestas por átomos, son también vórtices de energía; y por último, los seres humanos, todos compuestos por billones de células, son… vórtices de energía. Es cierto que parece que somos entidades físicas, pero eso no es más que una ilusión, un truco de luz. ¡Todos somos energía!

 

Sabiendo esto, entendemos que el verdadero acto de crear proviene de la conexión directa entre nuestra energía individual y esa energía universal que nos conecta con el todo. Cuando creamos desde ese lugar, creamos desde la creación universal en un acto creativo individual que aporta a la evolución humana y cósmica porque estamos sintonizados con el todo. Así, nos convertimos en un puente que conecta la energía de la Tierra con la del universo.

 

 

 

Somos Naturaleza

 

Esa energía universal que nos permite conectar con lo esencial está permanentemente presente en nuestro contacto con la naturaleza. Los bosques, la montaña, el mar, los valles, el desierto y cada paisaje natural es un portal de conexión con esa energía de naturaleza individual y universal de la creación. La naturaleza es la reina creativa de la Tierra. Gracias a ella y sus procesos podemos conectar con nuestra propia creatividad para entender e integrar el verdadero flujo de la vida cósmica, natural y humana. 

 

Cuando tocamos una hojita, olemos una flor, abrazamos un árbol o nos bañamos en un río lo que estamos haciendo es entrar en contacto directo con la energía que nos interconecta a todos los seres vivos. Por eso, nos permite regenerarnos y armonizarnos. Como dice Beethoven: “Los bosques, los árboles y las rocas le dan al hombre la resonancia que necesita”. Nuestro entorno natural está lleno de seres vivos, de pura energía viva creativa, cuando vamos a la naturaleza nos conectamos directamente con esa creación que despierta intensamente el impulso creativo vital individual.

 

Somos seres de naturaleza y energía creativa

 

Dicho todo esto, si somos creación, energía y naturaleza podríamos definirnos como seres de naturaleza y energía creativa. Esto significa que en esencia y desde nuestra propia naturaleza y energía es desde donde podemos realmente conectar con la creatividad que proviene del verdadero flujo vital. Para esto, es importante tomar consciencia. Tomar consciencia de cosas simples como de que somos igual que un líquen de 2000 años que vive en un bosque prístino hasta cosas profundas como de que somos seres espirituales viviendo una experiencia humana, que nuestros actos creativos influyen en la energía universal que nos envuelve a todos, que estamos interconectados por una gran red de conexión viva.

 

 

Esa toma de consciencia se hace a través de los procesos internos. A través de un proceso de profunda conexión individual que tenemos que hacer cada uno de nosotros con nuestro propio corazón. Con nuestro corazón porque ahí reside la energía del amor que nos permite unificar el flujo de energía entre creación (Universo), ser humano (puente conector) y naturaleza (Tierra) para crear desde la conexión con la unidad.

 

Ese ha sido mi camino como creadora. Crear conscientemente desde mi experiencia humana, entendiendo que somos parte de una red mayor que funciona en colaboración dentro de un sistema orgánico y ecológico de vida universal. Mi creación se expresa a través de manifestaciones creativas conscientes. Y con esto no me refiero solamente a la expresión artística. Si no a la manifestación y expresión amplia de creación en donde podemos usar la creatividad para crear armonía en nuestra forma de relacionarnos con la gente que queremos, en nuestra manera de vivir, en nuestro trabajo y en como nos conectamos con el mundo en la vida cotidiana. 

 

 

 

 

Por eso, armé C-LAB, un laboratorio online de creatividad consciente junto al apoyo de la Fundación y Galería de Arte Bosque Nativo (http://www.fundacionbosquenativo.cl). Conectarnos de manera consciente con nuestra creatividad nos permite habilitar el canal entre el universo, el ser humano y la Tierra para canalizar la energía en una creación que nos permite entender nuestros procesos internos para evolucionar como alma. Además, a través de la creatividad conectamos con el hemisferio derecho del cerebro, con las emociones, con el arte, con la energía integradora, con la espiritualidad y lo inmaterial. De esa forma, podemos entrenar al cerebro y al corazón para que trabajen en conjunto y nos ayuden a generar nuevas conexiones sinápticas-amorosas para la creación de nuevas ideas, formas y realidades más coherentes con quién realmente somos. Los C-LAB se ordenan por Naves y Ciclos. ¡El 03 de julio parte su viaje la Nave 3 por el Ciclo 1 con 12 seres humanos, aun quedan cupos! Más información en el home.

 

Recordar siempre :)

Somos esencialmente seres creativos porque la creación habita y fluye desde el universo hasta nuestros átomos. 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

+56 9 7968 0634

marialacolorina@gmail.com

Puerto Varas, Chile

compartir amor <3

© 2018 por marialacolorina

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon